Ni rastro de coronavirus en los alimentos del supermercado

 

Ni rastro de coronavirus en los alimentos del supermercado

Un análisis de la OCU determina la ausencia del virus en 66 productos analizados en varios supermercados de cuatro ciudades españolas.

Ni rastro de coronavirus en los alimentos del supermercado

Las microgotas con coronavirus que exhala una persona contagiada al hablar, al toser o al estornudar, pueden permanecer activas sobre una superficie durante varios días. Un riesgo a tener en cuenta en zonas de alta exposición, como pueden ser los lineales de los supermercados. Para responder a esta inquietud, OCU ha buscado presencia del virus en productos como harinas, tabletas de chocolate, bolsas de patatas fritas, barras de pan, latas de cerveza, manzanas a granel, papel higiénico, yogures, ensaladas envasadas, tortillas precocinadas, barquetas de carne y salmón ahumado.

El estudio se ha realizado sobre productos adquiridos durante la última semana de abril en 10 supermercados de ocho cadenas (Alcampo, Carrefour, Condis, Dia, Eroski, Lidl, Mercadona y Supercor) de Madrid, Barcelona, Vitoria y La Coruña.

Los resultados, obtenidos mediante pruebas genéticas PCR a partir de muestras recogidas de la superficie de los productos seleccionados, revelan la ausencia total de restos de coronavirus, si bien habría que añadir que el reducido tamaño de la muestra (66 productos en 8 cadenas y 4 provincias) tampoco permite sacar conclusiones absolutas.

OCU señala que es muy probable que las medidas de higiene promovidas por los propios supermercados, como la limpieza periódica de las superficies y el uso de guantes y mascarillas hayan ayudado a reducir este riesgo. No obstante, los consumidores deben mantener las mismas medidas de precaución que hasta ahora con el fin de garantizar que la superficie de los alimentos se mantenga libre de virus. Por eso OCU recomienda:

  • Salir a hacer la compra solo cuando sea necesario, preferiblemente solo.
  • Una vez en el supermercado, ponerse guantes y mascarilla. Y respetar las distancias de seguridad con el personal y el resto de los compradores.
  • Evitar tocarse la nariz, la boca, o frotarse los ojos.
  • Pagar con tarjeta.
  • Al salir del supermercado, quitarse los guantes y dejarlos en los contenedores que haya al efecto.
  • Una vez en casa, eliminar el embalaje exterior de los productos, apuntando la fecha de consumo o el lote. Y lavarse las manos con agua y jabón.
  • Limpiar también los envases de cristal, plástico o latas con agua y jabón.
EXTREMAR LAS PRECAUCIONES

Desde que estalló la pandemia, desde FoodRetail & Shoppers hemos querido hacer un llamamiento a la calma sin dejar de aconsejar la necesidad imperativa de extremar las precaciones. Ya os contamos que la EFSA (siglas en inglés de la autoridad europea de seguridad alimentaria) determinó que no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus. Marga Hugas, científica jefa de la EFSA, recuerda que “las experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, como el SARS o el MERS, indican que no se produjo transmisión a través del consumo de alimentos. Actualmente no hay pruebas que sugieran que este coronavirus sea diferente en ese sentido”, añade.

Evidentemente, este primer -y tranquilizador- punto se refiere a la ingesta y consumo de alimentos. Ahora vamos a centrarnos en cómo hacer la compra de forma segur para que análisis como el de la OCU sigan sin encontrar rastro del virus en los productos que adquirimos en el supermercado.

Insistimos en que es más que conveniente lavar alimentos como la fruta y las verduras que compramos en el súper. La propia Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) nos recuerda las pautas básicas: Lavar el producto en el momento en que se vaya a consumir, hacerlo bajo el grifo y no en remojo -ya que aumenta el riesgo de contaminación cruzada- y frotar (recordemos, con las manos limpias) la piel para eliminar cualquier contaminante. Desde este medio siempre hemos añadido una recomendación más: añadir algún producto para intensificar la limpieza (como los que utilizan las embarazadas para limpiar las hortalizas).

Más allá de frura o verdura, debemos extremar la precaución con los envasados. Sabemos que el coronavirus permanece estable y es capaz de provocar infección durante horas e incluso días en aerosoles y superficies. Según un estudio difundido por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés) de EE.UU. y publicado en la revista The New England Journal of Medicine, el virus que causa la enfermedad COVID-19, fue detectable en el cobre hasta cuatro horas y en el cartón hasta 24 horas. En el plástico y el acero inoxidable, sin embargo, puede permanecer entre dos y tres días.

Ante la escasez de indicaciones oficiales (recordemos que a día de hoy todavía no se ha decretado ni siquiera el uso obligatorio de mascarillas en el supermercado), los expertos consultados son tajantes en lo que respecta a la higiene con los alimentos que compramos en el súper y recomiendan limpiar los envases con una bayeta -mejor un pañuelo desechable- con una solución de agua y lejía o un preparado con alcohol de 70º, también recuerdan la existencia en el propio supermercado de productos destinados a este propósito.

Buscar

¿Qué te interesa? Encuentra las mejores empresas de alimentación de la Comunidad de Madrid

Archivos